Homeopatía

La homeopatía es una doctrina vitalista tan antigua como lo que llamamos medicina “oficial”.

Fué enunciada por Hipócrates, el padre de la medicina, estableciendo un sistema curativo al que denominó “Similia Simílibus Curantur “,es decir, curación por los semejantes. También estableció el “ Contraria Contrariis Curantur”, es decir, Curación por los contrarios y el “ Vix Medicatriz Naturae”, es decir, curación por la propia energía vital .

Tres enunciados para establecer un sistema curativo para incorporar al arsenal terapéutico del médico. Un buen profesional, conocedor de las distintas terapéuticas, sabrá cómo aplicar convenientemente sus conocimientos y prescribir el remedio correcto en función de cada patología.

La homeopatía no es una filosofía, es un sistema de curación que como ya hemos dicho enunció Hipócrates y que posteriormente fue desarrollado por un médico alemán, el Dr Hahnemann, estableciendo los enunciados que definen una terapéutica basada en que lo mismo que provoca la enfermedad, a pequeñas dosis la cura.

La homeopatía se basa en la similitud y en la infinitesimalidad. Es compleja y a la vez sencilla, tremendamente eficaz y exenta de efectos secundarios, pero insistimos, sólo funcionará correctamente en manos de profesionales, siempre médicos y además conocedores de dicha técnica.

La homeopatía está inmersa en un sistema de curación holística, universal en la que cada individuo es uno y diferente de los demás, con su manera de ser y de estar y formando parte de un universo armónico en el que desarrolla su individualidad y como tal debe ser tratado.